Si la mirada sobre el arte es siempre subjetiva también lo es, necesariamente, "el estilo", entendiendo como tal una de las acepciones de la RAE: carácter propio que da a sus obras un artista plástico o un músico. Según mi subjetiva mirada, Cris ya tenía estilo incluso antes de que se convirtiera en una artista, porque aunque "se nace", una artista disciplinada como ella sabe que debe "hacerse" como se hace un buen guiso: a fuego lento y constante.

Juntos empezamos en la Real Escuela de Arte dramático y juntos hemos deambulado por la vida, siempre hermanos, desde entonces. Recuerdo que ya entonces tenía ese cierto aire diferente que formaba parte de ella como su espectacular pelo rubio. Sin estridencias pero rotundo. Sutil pero evidente. Suave pero poderoso. Como dos colores que nunca pensaste en combinar y que al descubrirlos unidos desvelan una luz propia y natural. Todo esto está en su trabajo.

Siempre la imagino diseñando sus joyas como una actriz que prepara un personaje: argumentando cada forma, encajando cada pieza, puliendo las aristas para que la impostura artística sea natural y tan cargada de misterio que no quieras dejar de mirarla. Por eso no me extraña que la pieza que le regalé a la Espert cuando estrenamos "La violación de Lucrecia" y que lleva el nombre de la heroína del poema shakesperiano no sea para ella una joya más sino que la haya convertido en un talismán. La Torrecilla tiene magia.

Miguel del Arco

Saber más sobre los últimos trabajos




NUEVA PÁGINA EN CONSTRUCCIÓN

Iniciamos una etapa en la que investigamos sobre nuevos materiales sostenibles para nuestras colecciones. La primera colección en la que ya estamos trabajando, será de un material creado con posos de café y oro ecológico.

Si quieres recibir información, puedes contactarme en torrecilla.cris@gmail.com


Inglés